RSS

ACRILAMIDA; Monómero carcinógeno producto de la elaboración de alimentos a más de 120º

10 Mar

  • Acrilamida  y su acción tóxica sobre el organismo.

    Se encuentra en alimentos fritos y horneados que son consumidos de forma continua y regular en nuestra dieta, como las patatas fritas, las patatas chips y el pan, así como en galletas, cereales de desayuno, café, (carbohidratos) en un proceso de elaboración superior a 120º.
    La acrilamida es un monómero usado en la síntesis de poliacrilamidas. Es de color blanco cristalino. Se le llama también 2-Propenamida; etilén carboxamida; amida acrílica; vinil amida.


    Su Peso molecular es de 71.09 y su Fórmula química: CH2CHCONH2 Punto de ebullición: 125 ºC Punto de fusión: 87.5 ºC   
    Se ha hecho notoria en los últimos años debido a sus efectos sobre la Salud.

    Alimentos básicos ingeridos por millones de personas en todo el mundo, como el pan, las galletas y las papas fritas, café (carbohidratos), podrían contener altos niveles de una sustancia que probablemente causa el cáncer, dijo la Administración Nacional de Alimentos de Suecia.
    Científicos suecos de la universidad de Estocolmo hicieron el sorprendente descubrimiento cuando estudiaban los efectos de cocer alimentos regulares como cereales, arroz y papas, en los cuales hallaron la sustancia acrilamida, que probablemente causa cáncer.

    La acrilamida se forma cuando ciertos alimentos, en particular alimentos de origen vegetal ricos en hidratos de carbono y pobres en proteínas, se cocinan a altas temperaturas, por ejemplo friéndolos, asándolos u horneándolos, generalmente a más de 120 ºC. En los países donde se dispone de datos, los principales alimentos que contribuyen a la exposición a la acrilamida son las patatas fritas de bolsa, el café y los productos a base de cereales (bollería y galletas dulces, panes y tostadas).


    “Las papas fritas o al horno y los productos de cereales pueden contener altos niveles de acrilamida, la cual es probablemente un carcinógeno humano”, añadió.


    “La acrilamida se forma durante la preparación de alimentos. Muchas de las comidas analizadas se consumen en grandes cantidades, como las papitas, las papas fritas estilo francés, las galletas y el pan”.


    La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos clasifica la acrilamida, una sustancia sólida, cristalina e incolora, como un probable carcinógeno humano de peligro intermedio.


    De acuerdo con la Agencia Internacional para Investigaciones de Cáncer, la acrilamida induce mutaciones genéticas y se ha descubierto en experimentos con animales que causa tumores benignos y malignos en el estómago.


    También se sabe que causa daños al sistemas nervioso central y el periférico.


    “Freir a altas temperaturas por largo tiempo debe evitarse”, dijo el comunicado de la administración sueca.


    “El descubrimiento de que la acrilamida se forma durante la preparación de alimentos, y en altos niveles, es algo nuevo. Eso podría explicar algunos de los casos de cáncer causados por los alimentos”, dijo Leif Busk, director del departamento de investigaciones de la administración. 

    Industrialmente se la emplea fundamentalmente como floculante en el tratamiento del agua de suministro a las poblaciones y en el procesado de la pulpa de papel. Se emplea también para retirar sólidos en suspensión de las aguas residuales de la industria antes de su vertido, reutilización o eliminación. Sin embargo existe un gran número de otras posibles aplicaciones, como aditivo en cosméticos, acondicionadores de suelos, procesado de minerales y en la formulación de agentes selladores para diques, túneles y alcantarillados. El hábito de fumar es una fuente conocida de exposición a la acrilamida. 
    Efectos de la acrilamida sobre la salud. 

    En estudios con sistemas experimentales in vitro que incluían cultivos de células de mamífero, e in vivo con ratas y ratones, se ha demostrado que daña al material genético de la célula y que también induce tumores en ratas tras un largo periodo de administración.

    Así se ha llegado a la conclusión de que la acrilamida es un genotóxico carcinógeno para el que no es posible determinar un nivel de exposición seguro. Se debe asumir que existe algún riesgo, aunque sea pequeño, incluso a niveles de exposición muy bajos. 
    La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) ha catalogado a la acrilamida como “probablemente carcinógeno para los humanos”. 

    El comité independiente del Reino Unido sobre carcinogenicidad de productos químicos en los alimentos, los productos de consumo y el medio ambiente (COC) recomienda que la exposición a los genotóxicos cancerígenos como la acrilamida, ha de ser tan baja como sea razonablemente posible. 



    También se sabe que la acrilamida produce lesiones de tipo nervioso en los humanos, en forma, generalmente, de neuropatía periférica.


    Los estudios en animales han demostrado también efectos sobre la reproducción, en particular, disminución de la fertilidad en el macho. No existen datos sobre posibles efectos sobre la reproducción en humanos.

    Cancerígenos y Preparación de alimentos
    El calentamiento es muy común para cocer y conservar los alimentos ya asi evitar infecciones transmitidas por estos. Los tratamientos térmicos de esterilización, fritura, tostado, horneado, alcanzan temperaturas de hasta 220 º Celcius.

    Estos procesos producen transformaciones que conducen a la formación de nuevos compuestos que inciden, de manera general, en la aceptabilidad del producto por el consumidor. En algunos casos, el empleo de altas temperaturas, en combinación con otros factores externos al alimento, puede dar lugar a la formación de algunos compuestos tóxicos que reduzcan el valor biológico, incidiendo en la seguridad de los mismos.
    Estas sustancias químicas se denominan contaminantes químicos de procesado.
    Los contaminantes químicos de procesado son compuestos que nos estaban presentes en el alimento fresco y que su génesis esta directamente relacionada con el proceso tecnológico y/o culinario aplicado.
    La mayoría de estos compuestos están relacionados con actividades mutagénicas, teratogénicas, carcinogénicas, etc., en organismos vivos y por ello debe de evaluarse las medidas de control necesarias
    La acrilamida puede ser absorbida a través de la piel, membranas mucosas, pulmones, y tracto gastrointestinal.
    La acrilamida polimerizada no es tóxica, pero el monómero sí, pudiendo causar neuropatías periféricas. La presencia del monómero residual en el polímero es una preocupación. Las mejoras en el proceso de polimerización han reducido el contenido del monómero en el agua no potable de un 5% a un 0,3%. 

    Los trabajadores de la industria del papel, construcción, fundición, perforación de petróleo, industria textil, cosmética, de procesado de alimentos, plásticos, minerales y agricultura están potencialmente expuestos a la acrilamida.

    Otra fuente importante de exposición en la población podría ser a través de agua de bebida contaminada con floculantes de poliacrilamida, utilizada en el tratamiento del agua.
    La acrilamida tarda aproximadamente de 10 a 12 días en biodegradarse en el agua. Puede no degradarse completamente en el tratamiento de las aguas residuales y en las instalaciones del tratamiento de aguas si los tiempos de residencia son relativamente cortos.   
    La acrilamida también es un contaminante químico que se genera espontáneamente durante el cocinado o procesado térmico de los alimentos a partir de la reacción de Maillard.
    Varios factores están implicados en la formación de acrilamida, como las altas temperaturas de cocción, tipos y cantidad de carbohidratos y aminoácidos; en particular el aminoácido asparragina, y factores desconocidos.
    Se ha encontrado en alimentos fritos y horneados que son consumidos de forma continua y regular en nuestra dieta, como las patatas fritas, las patatas chips y el pan, así como en galletas y cereales de desayuno. No se ha encontrado presencia de acrilamida en alimentos hervidos, ya que no superan los 120 º de temperatura de cocción..
    La acrilamida es neurotóxica en humanos y animales de experimentación, y también induce a la formación de tumores en animales, por lo que ha sido clasificado como posible carcinógeno para humanos.

    Dosis de acrilamida son perjudiciales para el sistema nerviosos tanto de animales como de humanos. En abril de 2002 la Agencia Sueca de Seguridad Alimentaria informó de la presencia de elevados niveles de acrilamida en cierto tipo de alimentos procesados a altas temperaturas y de alto consumo en la dieta occidental. Los niveles excedían ampliamente de las recomendaciones de 0,5 mg/ kg de la OMS para aguas de consumo y de los 10 mg/ kg de la legislación europea sobre migración química en envolturas plásticas.
    Desde entonces, la acrilamida ha sido encontrada en un amplio rango de alimentos cocinados y procesados en otros países, incluidos los Países Bajos, Noruega, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos.
    Anteriormente las preocupaciones sobre este tóxico estaban enfocadas en trabajadores que empleaban acrilamida en sus trabajos y en el humo de los cigarrillos, puesto que se sabe que el humo del tabaco es una fuente importante de exposición a la acrilamida.   
    Parece que se produce de forma natural durante el procesado de algunos alimentos que han sido sometidos a altas temperaturas, y parece ser que los niveles de acrilamida aumentan con la duración del tratamiento térmico.
    Los niveles más altos de acrilamida se han encontrado en alimentos feculentos (patatas y cereales). No se ha encontrado esta sustancia en alimentos preparados a temperaturas inferiores a 120º Celsius, incluyendo los productos hervidos.
    La comida no debe cocinarse en exceso, pero si lo suficiente para destruir las bacterias patógenas.
    Los tratamientos térmicos de esterilización, fritura, tostado, horneado, etc. alcanzan temperaturas de hasta 220º C. Estos procesos llevan intrínsecos una serie de transformaciones en el alimento que conducen a la formación de nuevos compuestos que inciden, de manera general, en la aceptabilidad del producto por el consumidor.
    La FAO (Food and Agriculture Organization) y la Organización Mundial de la Salud han establecido una red internacional sobre la presencia de acrilamida en los alimentos. La ayuda de esta red es para permitir a todas las partes interesadas compartir información relevante así como datos sobre investigaciones que se están llevando a cabo.
    Otros usos
    Utensilios domésticos, materiales de construcción y partes de los automóviles están revestidas con resinas de acrilamida. También se emplea  en las formulaciones de cosméticos y  en jabones como agente espesante y también en las fijaciones dentales, en productos para el cabello y lociones para el afeitado. En la industria textil la poliacrilamida se utiliza para hacer las prendas más resistentes a las arrugas. La acrilamida se usa en menor medida para espesar el látex, estabilizar emulsiones, agente ligante en los pegamentos y para los geles en las cromatografías y en las electroforesis. Cuando la poliacrilamida se añade a los herbicidas evita, que éstos se acumulen en el fondo de los lagos o en los reservorios, permitiendo que se hundan antes de que se dispersen.

    La exposición a la acrilamida produce daños en el sistema nervioso en humanos y animales cuando se transforma en su metabolito genotóxico que es la gliciramida.
    La gliciramida, puede formar fuertes enlaces con el ADN y las proteínas, formándose las llamadas aducciones. La determinación del complejo que se forma entre la glirciramida y la hemoglobina, se emplea para medir la dosis de exposición al metabolito activo.
    La determinación de la aducción entre la acrilamida y la hemoglobina es una medida de la dosis interna de acrilamida. La relación entre las dos aducciones, describe la efectividad de la transformación al metabolito genotóxico activo.
    En Suecia se han llevado a cabo numerosas medidas de las aducciones acrilamida hemoglobina. También la aducción gliciramida se ha identificado en humanos. Estas investigaciones mostraron niveles significativos de aducciones de acrilamida en individuos control ( no fumadores ), los cuales en teoría no estaban expuestos a esta sustancia ( el humo del tabaco contiene acrilamida).
    Hoy en día se ha descubierto, que aquellos alimentos ricos en carbohidratos que son sometidos a altas temperaturas durante su procesado, pueden contener cantidades considerables de acrilamida.

    Fuente:http://www.facebook.com/?k=welcome#!/groups/rawveganspain/doc/342235642476726/

    —————————x———————–


    Para aportar información a esta pagina o contactar con nuestros administradores, por favor enviar los datos al siguiente correo: rescatatusalud@gmail.com 

    Siguenos en Twitter: @RescataTuSalud
    Este blog puede ser visualizado desde teléfonos móviles, Iphone ,Itouch, etc, ajustándose automáticamente a su pantalla.
    Gracias por visitarnos!

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 10, 2012 en Uncategorized

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: